01 julio 2017

Aprendizajes

De mi nacimiento aprendí que llega un día que hay que salir.
De "parvulitos"que mi mamá me mima mientras Susana amasa la masa.
De niño aprendí que no hay que mentir pero que hay que mentir.
De la escuela aprendí que las notas no miden tu capacidad.
De adolescente aprendí que todo cambia y que “mí” es algo sagrado.
De adulto aprendí que “mí” ni siquiera existe.
De jubilado aprendí que yo amaso la masa mientras me mimo.
De moribundo aprendí que llega un día que hay que salir.
De fallecido aprendí que en el funeral siguen mintiendo.
De la vida aprendí que todo está ahora… aquí.

No hay comentarios: