16 diciembre 2016

Testamento

Mi colección de silencios se los lleva Doña Felisa, para que cotillee sin prisas; la casa que no tuve que la ocupen y mis ahorros para conferencias sobre la risa.
Mis órganos para la ciencia, (incluida la infusa), la guitarra es de María Luisa, el teclado para el director que perdió su mí  y mis malabares para el Arlekín sin camisa.
Los escritos para las calles y la lluvia, mis mentiras para pagar el funeral, el gato que no tengo para la gata que le espera y mis rimas para que esta frase acabe en “isa”
Mi mala leche en usufructo para el senado, mi libertad para los presos de injusticias, los bolígrafos para las hojas en blanco, mi ropa que no estropee un buen desnudo y mis gafas para acercar lo que robaron algunos “señorías”.
La identidad que no tengo para cualquier patriota, mis zapatos para hacer camino, mi asma para el fuelle de las gaitas, la ilusión me la llevo y mis sueños para despertar de las pesadillas.
Todavía me quedan tres resurrecciones, siete novelas y varios relatos, un reportaje en el quinto infierno, hacer el amor en el sexto y descasar en el séptimo cielo; escuchar a ver que dice esa guitarra, terminar las clases ni muerto, hacer de Robin para Mariam y ser el propio notario de mi testamento.
No habrá epitafio pues no se puede ir a visitar al viento. 

15 diciembre 2016

Sin parar

Solo tenía un sueño.
Mis alas estaban mojadas
y no me dejaban volar.
Estaban salpicadas de opiniones
que me pisaban y me pisaban…
sin parar.
Solo tenía un sueño.
Me encontraba en el bosque oscuro
y un petirrojo me quiso guiar.
Estaba herido en su pecho rojo
que le oprimía y oprimía…
sin parar.
Desperté del sueño.
Mis manos estaban aleteando
y me dejaban expresar.
Estaban libres de opiniones
y escribían y escribían…
sin parar.
Ahora soy un petirrojo.
He visto uno en el bosque oscuro
que me quiso guiar.
Era yo mismo cantando,
volando y volando…
sin parar.
(Basado en la letra de Bernardo Atxaga
a la que puso música "Itoiz")


13 diciembre 2016

El entierro de la señora Julia

Asistimos al entierro de la señora Julia. Ya era hora que muriera semejante encarnación del mal, del quiero y puedo hacerte daño, del te acuchillo por la espalda; de hecho, una noche al quitarme la ropa, descubrí que llevaba en la chaqueta dos miradas de reojo, tres injurias, dos calumnias y un dedo corazón erguido amenazante.
Asistimos un gato colorado que parece una versión de “El loco del pelo rojo” gatunil (tiene bigotes canosos y lleva algo en la boca que me ha parecido un canuto) También están presentes tres víctimas de sus ataques (supongo que para asegurarse de verla bajo tierra), dos familiares, un guardia civil por si alguien le da por rematarla o quizá por si resucita, varias ausencias y el propio cura, que inicia la despedida así:
Quisiera despedir a esta persona que ha dejado un gran vacío entre nosotros, una buena persona a la que echaremos en falta…
Y la realidad vive escondida bajo la manta de convencionalismos que hemos decidido admitir.  

Mis hipocresías favoritas

Cuando pillan a esa persona tan recta, torcido y diciendo “solo he venido al bar” con el pelo revuelto a la salida del burdel.
Las veces que me pillo mintiéndome a mí mismo y por fin me doy cuenta.
El joven salvador del mundo que está ayudando a una persona y cuando se da cuenta de que nadie mira, termina la ayuda de inmediato.
Manifestaciones en contra de la globalización con móviles en mano y quedando por el global internet.
Cuando alguien se empeña en obligarse a querer mucho a otro porque es de la familia y no hay manera, así que solo le queda fingir que le quiere.
Cualquier asistencia a un funeral de gente que te importa un pimiento.
Las personas que publican “un aplauso por los que somos… (aquí viene algo fantástico o mega-especial) o cuando dicen una virtud escondida como si fuera un error tipo “mi mayor defecto es que soy muy sincero” y luego evidentemente no son más que un caladero de necesidad de aprobación.
Los adalides de la tolerancia siempre y cuando coincida dicha tolerancia con su forma de pensar.
Cuando se sale de escuchar palabras en un templo que no coincidirán con los hechos, pero con cara de haber hecho ya algo bueno.
La gente tóxica que nunca eres tú.
Cuando hablamos de los hipócritas, como estoy haciendo, como si nosotros mismos fuéramos unos seres especiales venidos del espacio sideral que nunca caen en semejante palabra.
Cuando no dices “follar” después de haber follado.
La casi obligación de decir lo guapo que está el bebé que te encuentras.
Mañana empiezo…
Así pues, el “haz lo que digo y no lo que hago” es el inicio, y hacer un experimento de ser coherente con uno mismo y los demás, la continuación. Deberíamos probar, pues como dijo Woody Allen “Odio la realidad, pero es el único sitio donde se puede comer un buen filete”

26 noviembre 2016

Diálogos parecidos

Conversaciones de adultos con bebés
-Pero mira qué cosita, a ver esos ojitos…
-buh, pa, buh
-buh, buh (tocándole la cara) pero que guaaapo.
-pa, buh, anjo
Con adolescentes:
-Cómo no lo hagas te vas a quedar sin salir
-Me da igual
-Te lo dije
-No te soporto, buh, pa,buh…
-Eres un desagradecido
-Y tu más
Conversaciones en el congreso:
-A ver, silencio
-Buh, pa, buh, anjo
-No te soporto
-Te lo dije
-Me da igual
-Y tú más

Réquiem de Liliya

Por fin me he sentado a hablar un rato con la mujer que está pidiendo a la salida del supermercado.
Dice que viene de un país muy al este, dice que tiene un tirón en el brazo, dice que cree que le queda poco tiempo, dice que si voy a ir otro día por allí, dice que tenía ganas de decir.
Un lunes de hace muchos lunes volví para preguntar “qué tal hoy” y me respondió con ojos muy lejanos:
-Hoy ya se ha ido… –suspira bajando la cabeza.
-¿A qué te refieres? –me intereso.
-Se llamaba Liliya.
Después de un largo silencio me entero que fue su hija, que ella era poeta en su país;  y dice que las flores están tristes y dice que tiene frío en sus versos y dice que las miradas se perdieron y dice que el mundo necesita un médico y dice que los ríos de Eslovenia murmuran el réquiem de Mozart y dice que hoy no tiene nada más que decir. 

Complicándose

Ya no somos sencillos. Estamos clasificados, catalogados, archivados y empaquetados con dirección al quinto infierno. Ya no somos sencillos ni quizá personas, solo imitadores de modas. Ya no somos sencillos y estamos programados. Todos somos fantásticos a la hora de denunciar injusticias, santos en potencia, todos arreglamos el mundo y el mundo… somos nosotros aunque pensemos que los malos son los demás. Todavía no hemos entendido que las palabras y las ideas, no son lo hechos ni la realidad. Y seguimos viviendo de palabras, como estas que escribo, que indican la puerta pero nada más. Silencio solo es una palabra y no la realidad, de hecho si pronuncias "silencio" el silencio se va. Ya no somos sencillos porque lo sencillo no se dice, se ama y se vivencia sin más. 

17 noviembre 2016

Conferencia aumentar confianza

Poesía del blog compartida en Andosilla:

Liberarse de la rutina, de la moda y sus modales, la tradición que ata y los comentarios de la vecina. Liberarse de doña exigencia y don perfecto, hacer el amor sin pensamiento, deshacer tanto hacer y tanta pose bien cumplida. Liberarse de uno mismo, tanto mí y tanto ego, qué tal me veis, ¿lo he hecho bien?, ensimismado con tus ensimismiedos. Liberarse de la imitación, las plantillas y comparaciones, liberar esa creación que no entiende de prohibiciones.  Liberarse del aburrimiento, de la mentira que muestras, de las muestras, ¡Muéstrate al completo! Liberarse del almendro florido, atreverse a equivocarse, hacer lo que te da miedo, eres tu jefe, tu líder, tu maestro. Liberarse de la palabra libertad y sentirla con los hechos, soltar y soltar y soltar, toda dependencia que te aleja de tus sueños.
Liberarse de verdad es darse cuenta de lo que te tiene preso.


11 noviembre 2016

De Suzanne a Marianne

Suzanne te lleva abajo
Hacia su lugar cerca del río
Mientras Leonard encuentra su acorde secreto
Y deja que el río conteste.
Y quieres viajar con él;
Y quieres viajar a ciegas
Con su forma de pensar.
Conoció a Marianne cuando eran jóvenes.
Necesitó su amor oculto.
Y quiere viajar con ella
Y quiere viajar a ciegas,
So long, Marianne.
Y Leonard se puso a bailar
A través de las cortinas que los besos han gastado,
A través del pánico hasta que estén a salvo,
To the end of love
Y quiere viajar con ella,
Porque realmente es preciosa,
Para reír y llorar de todo
Y caminar juntos por la arena
Aunque haya mucha gente en su
Secret life
Y hoy se presenta ante el señor de la canción
Porque todos los hombres serán navegantes
Hasta que el mar los libere.
Porque Marianne le espera con su acorde secreto
Porque jamás puede acabar su canción eterna
¡Hallelujah! 

So long, Leonard Cohen




25 octubre 2016

Próximas conferencias

Próximas conferencias:
"Cómo aumentar la confianza en uno mismo" el día 15 de noviembre martes a las 17:00 en el Casino de Andosilla.
"Aprendiendo de los cambios" el día 23 de noviembre miércoles en el Civivox Milagrosa de Pamplona. Actividad adaptada a personas con discapacidad auditiva. Recoger entrada con atnelación.

28 septiembre 2016

Aprender a decir no

Para aprender a decir NO, solo hace falta coger aire, la lengua se sitúa más o menos en la parte de los incisivos superiores (que inciden mucho), los labios como para hacer una “o” con un canuto y ale, a decirlo.
No me atrevo a decir “no” cuando es necesario por miedo a defraudar y el fraude está en decir sí cuando pienso “no” Aún en el caso de que pensaran mal de mí, tampoco pasaría nada porque no sería por mucho tiempo, pues tienen sus vidas y no soy el centro de sus universos.

Así pues, para decir no, hay que pronunciar adecuadamente las dos letras y saber que la persona que más te juzga eres tú y los demás simplemente han entendido que “no” y no suelen hacerse más películas mentales ni eres el protagonista de sus vidas.
¿No?

09 septiembre 2016

Decálogo para superar el síndrome post-vacacional

1) Olvida superar el síndrome postvacacional
2) No pongas nombrecitos a nada que implique tiempo o edad
3) No tienes ningún síndrome, la realidad es la que es y punto
4) Sigue con lo que tengas que hacer
5) Hoy es hoy y solo hoy y mañana será hoy
6) Lo que cansa es pensar en síndromes y futuros varios
7) Es imposible no sufrir así que asunto resuelto, no pienses en ello
8) No dejes para hoy las tonterías que se arreglan solas mañana
9) Emprende hoy tus sueños  prioritarios, que estás aquí de paso
10) No te creas el centro, no piensan tanto en ti, piensan en ellos

30 agosto 2016

¿Amamos o nos necesitamos?

Una vez más en Navarra Televisión, indagando sobre el amor con Paula Fernández

29 agosto 2016

Historias de autoestima

La persiana del bar despide la noche bajando lentamente mientras la niebla se lleva las historias a otra parte. La escoba arrastra un par de cigarros pese a que no son bien recibidos en el local; también se lleva varios pañuelos de papel, trozos de jamón, tres o cuatro frustraciones y un anillo.
Es la típica sortija de pedida y Víctor imagina relatos tristes de despecho, infidelidades varias, o tal vez, la mala suerte de perderlo justo allí. En esto estaba cuando se percató de la inscripción que llevaba por dentro. Sonrió sorprendido cuando descubrió las letras:
“Para mí, la mujer de mi vida” 

02 agosto 2016

Obsesión por la felicidad

En Navarra Televisión analizando la creciente obsesión por la felicidad
 

20 julio 2016

Culto al cuerpo

En Navarra Televisión con Amaia Madinabeitia

12 julio 2016

Belleza real

Más bella, más flaca, hazte cirugía… la apariencia sobre la libertad. Más a la moda, más sacrificio, más comparaciones… para no vivir nunca en paz. Más palabras, autoengaños e imágenes para disimular la realidad.
La belleza es que un manzano no de peras, que un león se coma una cebra y que un ser humano no viva de apariencias. La belleza es lo natural y lo natural es la armonía de vivir en la realidad.
Si te alimentas de imágenes en maniquí te convertirás. Dar lo que eres es la belleza natural. 

29 junio 2016

Me gusta...

Me gustan las sombras porque señalan que hay luz, las cucarachas porque solo ellas saben que son bellas, el si bemol por su tristeza y pasear con Mariam sin pensamientos en la cabeza.
Me gusta el olor que anticipa la tormenta, las arrugas que la vida ha esculpido en las caras, lo natural, el insomnio en la luna, cuando se tuerce un plan y se endereza una sorpresa.
Me gusta cuando los niños NO sacan dieces, el pelo alborotado, cuando no lo consigues a la de tres sino a la de cuatro o cinco, el placer de haber sido difícil.
No me gusta cuando intentan que seas como ellos, la normalidad ni la moda, fingir felicidad y los que no comparten las diferencias.
Me gustan los que no necesitan demostrar lo que valen, cómo suena la palabra lapislázuli (lapislázuli, lapislázuli…) pisar la arena que acaba de invadir el mar, escribir a las dos de la mañana y el ahora que no termina ni empieza. 

24 junio 2016

La importancia de lo pequeño y de empezar ya

Una nota  fuera de lugar y ya no suena igual, un segundo más tarde y no llegas, un abrazo menos y tú te lo pierdes. Una semilla de secuoya gigante, una chispa con todo su potencial, la piedrita de una avalancha, un gusano que echa a volar.
Porque un diminuto mosquito puede provocar una plaga y una sola gota sobrar el vaso. Porque la caminata empieza con un paso… no esperes más.

23 junio 2016

Sin acabar

Una mujer que no busca el amor ideal, un ideal que se esfuma en la realidad, una realidad que es la que es y un “nosequé” que te da fuerza para cambiar.
Un hombre que huye de lo “normal”, la moda que te alecciona, los que sientan cátedra y no la levantan, los que izan banderas por las que matar, las muertes absurdas  que nacen de tanto identificar.
Una canción que te dedico con mucho sol y poco , las farolas iluminan el escenario de las calles, paseamos cogidos de la mirada y nos chocamos con un abrazo tal que así.
Un mundo que gira y unos ciudadanos que quieren parar, una realidad que es ahora y no hay mañana para cambiar, unas letras sin orden ni concierto, un concierto sin batutas, un minuto nada más.
Un texto que se acaba y que no termina de acabar…

Noticias de la semana

Las muertes superan a los nacimientos por primera vez desde 1941. Así que pongámonos en marcha y muramos a todo tipo de pasados que no van a ningún lado, al orgullo y al egocentrismo. Seguro que entonces uno renace dispuesto a crear un Brexit en los hábitos que no hacen al monje mientras el Papa Francisco rompe el protocolo y los esquemas de alguna mente anquilosada en la tradición.
Así que muramos al pasado y avancemos como Islandia, hacia octavos de final de nuestras vidas que hay que jugarlas al máximo pues no va más, estás en el momento y no puedes estar más que en el momento. Así que déjate de espiar a los demás que está muy feo y ocúpate de tus cosas, comparte y podrás gritar como Leonard Cohen: Hallelujah.
Todo ello con los pies en el suelo pues, por muchos ritos mágicos que se avecinen en San Juan, la magia está en la perseverancia y en la vida real. Esa vida que no entiende de izquierda y derecha donde la gente deambula buscando soluciones que uno mismo ayudando al de al lado podría solucionar. Porque el poder está en uno mismo, aunque se avecine borrasca el sábado y a los piscis les toque nadar; por que lo importante es nadar y no la orilla a la que quieras llegar.
Nadar, eso es todo, para llegar a ser portada de tu vida, que no entiende de paradas ni de eternidad.  

14 junio 2016

Sección escritos callejeros

"Contágiame tu alegría" Visto en un contenedor de la Plaza Merindades de Pamplona:


El que lo escribe debería tener en cuenta que esa alegría no sería propia y cada vez necesitaría más alegría ajena volviéndose alegríacodependiente.


"Tengo ganas de ti" Visto en Burlada:


Mientras dedicas tiempo a escribirlo por las paredes, a la otra persona le puede entrar desgana de esperarte. 

07 junio 2016

Lo más buscado en la red

Lo más buscado en España el año pasado fue: en la categoría “como ser”: feliz, modelo, más guapa, popular. En la categoría “cómo saber”: si estás embarazada, si le gustas, si estás enamorada. En “qué pasaría si”: Cataluña fuera independiente, no hubiera luna (¿de verdad importa esto?).
En resumen, no se gastan energías para conseguir un mundo más justo pero importa mucho cómo ser más guapa y popular, que quizá sean unos requisitos para ser feliz (medicina que más aumenta a pesar de ser más guapos y guapas: “ansiolíticos”)
Así pues, podemos recurrir a la sabiduría autodidacta y nos encontramos que es importantísimo saber si le gustas (eso de gustarse uno mismo es muy profundo, mejor para otro día), si estás enamorada y si eso de gustarle ha desembocado en algo embarazoso.
Para embarazoso tenemos qué pasaría si Cataluña fuera independiente, y qué me dicen de Messi, por ahí si que no, Messi es prioridad. Anda que si no hubiera luna? ¿Seguiría habiendo lunáticos?
Combinando lo más buscado en Google podemos concluir que:
Si sabes cómo ser más guapa e incluso modelo, puede que le gustes y te enamores embarazosamente en Cataluña y quedarte sin luna de miel en caso de que no existiera el satélite. 

Valía

No vales porque te lo digan los demás; no estás capacitado por pasar un examen; no eres competente porque te hayan enchufado; no eres feliz por tener reconocimiento; no eres mejor por nacer en un sitio ni por identificarte con lo que sea.
Descarta todo eso y quédate contigo. Entonces solo importa el instante.
Lo que vale no se mide por lo que cuesta sino por subir ahora las cuestas

01 junio 2016

Dependencia a las nuevas tecnologías

Gracias a Navarra Televisión por compartir temas de reflexión y actualidad e invitarme al programa:

24 mayo 2016

Escenas

La viejita está cosiendo alegrías sentada en la calle y no ve la cara de vinagre que pasa delante, el niño que perdió el cariño de su padre, las hormigas cayéndose por el agujero y las cotillas viviendo la vida de los demás… No puede ver porque está ciega y sin embargo puede ver lo ciegos que están muchos que ven. Puede verlos porque no hacen falta ojos para mirar la vida ni para querer.   

19 mayo 2016

Operaciones matemáticas

El trabajador suma, hacienda resta, la política divide (y el banco se lleva una), la pobreza multiplica; la cárcel anula, lo diferente potencia, un seno en el burdel, un coseno plástico en el cirujano; el árbol tiene raíces cuadradas, una ecuación diferencial en el matrimonio, un primo buscando su número, la mejor matriz en la madre; el cobarde sale por la tangente, el infinito abrazados, la equis en la muerte, y en el camino el resultado.

14 mayo 2016

Buscadores

Héctor buscaba reconocimiento y encontró “miento”
Virginia se buscaba a sí misma mientras sí misma le acompañaba.
Aurelio buscaba el silencio… a gritos.
Miguel Ángel buscaba lo que nunca perdió.
Pablo buscaba novia… mientras su novia le buscaba.
Sonia buscaba ascender y se cayó hacia arriba.
El escritor buscaba su novela mientras ella le leía a él.
Merche buscaba libertad coleccionando jaulas.
Irene buscaba sus notas y encontró un la y un .
Antonio buscó la felicidad, que encontró cuando dejo de buscarla.

12 mayo 2016

El patio de mi casa

El patio de mi casa no es particular, es de todos los vecinos que quieran entrar.
El patio de mi casa no tiene nombre ni fronteras, esa es su particularidad.
El patio de mi casa no es mío porque mi casa es donde yo pueda estar.
Cuando llueve se moja y el que se moja puede entrar.
Los que se agachan y no bailan, aquí se pueden estirar.
Chocolate, molinillo, corre y corre que no te pille:
el pasado, la moda, la política, el líder, la mentira, las caretas, el conformismo, las pastillas, la ansiedad…
A estirar, a estirar…
que lo que llevas dentro grita por saltar.


29 abril 2016

Dicen...

Salí del dentista con la boca anestesiada
y me tuve que tragar las palabras.

El padre Arturo al terminar la misa
solía decir:
No vayáis con Dios
que el próximo domingo
os quiero a todos aquí.

Las armas dicen barbaridades
y la vergüenza calla.

Lo más importante que decir
ocurre justo después de compartir
el silencio entre las sábanas.

El perro de la casa
les sorprende haciendo el amor:
¡Guau!

La viejecita Aurora
solía decir:
Mi Antonio me hizo feliz,
cuando por fin se fue con otra
y apareció mi José luís.

El vendimiador después
de la jornada
se reúne con la familia
y el vino habla.

La religión grita en la pobreza
más que en los templos
más que en las rodillas
más que en las palabras.

La orquesta es dirigida
por alguien que lo dice todo
sin decir nada.

Tiene 12 años
Le gusta Laura
Se acerca con rubor:
Ho, la, lau, lau, ra

En los mítines
dicen muchísimas cosas
que no dicen nada.

Cuando habla la vida
las palabras callan.

27 abril 2016

Tanto...

Tenemos tanto que de tanto en tanto nos volvemos tontos.
Tenemos el olor de la tormenta, la enfermedad que te da la pausa, la risa que te pilla desprevenido, el pan, las manos que hacen el pan, la tierra brotando y la luna llena por vaciar.
Tenemos tanto que se nos pasa tantear lo que tenemos y tonteamos con lo que nos falta.
Tenemos el que eligió el despido al peloteo, el sonido de las hojas, Whitman, el anillo de divorcio, otra oportunidad, y otra, Benedetti, la página en blanco, Tchaikovski, las alas del colibrí.
Tenemos tanto que entretanto perdemos tiempo sin saber lo que tenemos.
Tenemos la excepción que no confirma ninguna regla, decir sí, decir no, trabajar juntos, un camino diferente, luces de la ciudad, noches que te desordenan, benditas inseguridades, sorpresas, esa canción, esos abrazos que no esperas.
Tenemos tanto que de tanto en tanto nos volvemos tontos.

22 abril 2016

Sin identidad

Tengo caminos por delante que no me exigen carnet de identidad, montes que no preguntan qué tal te va y ríos donde las penas ahogar. No soy un tipo sociable ni siquiera un tipo ni un tópico. Lo que quiero decir es que no hay porque definirlo todo. Pusimos nombre a los caminos y a la tierra y pusimos armas para defenderla de los que ponen nombres a los caminos y a la tierra. Ubicamos las fronteras cerca de los montes para no compartir diferencias. ¡Qué vergüenza! No nos enseñan a pescar en los ríos sino a competir y hacer la pelota al capitán en mares de mierda.
Tengo una esquinita en un bosque para pasar un rato recordando la ausencia de identidad. Tengo un sitio donde veo un pájaro carpintero trabajar, donde un jabalí pasó a saludarme y donde la hierba no me pregunta que tal te va… porque sabe que todo va independientemente del “tal” Tengo tanto, tanto… cuando me olvido del carnet de identidad. 

13 abril 2016

Un día cualquiera

Cuando te despiertas y miras el reloj y todavía son las cinco de la mañana, así que puedes dormir unas horas más y te das media vuelta acurrucándote y sonríes sin más. Después te despiertas y llaman al teléfono pero estás tan dormido que no sabes si es un sueño y va y coges y sabes que se te nota la voz de sueño y te esfuerzas porque no se note y no te enteras de casi nada. Después te duchas y no  sabes si hacer como Kevin Spacey en American Beauty haciendo el amor contigo mismo o terminar con agua fría que dicen que es bueno para la circulación… y hablando de la circulación; qué me dicen de ese momento que hay poco sitio para aparcar y hay que hacer muchas maniobras cuando, de pronto, aparece un señor mayor como si hubiera estado toda la madrugada ahí esperando, que empieza a hacerte señales para que aparques y algunos viandantes te miran de reojo y cada vez te sale peor y el hombre insiste agitando sus brazos: “gira ya, gira ya” y tú le mandarías a él y sus giros al carajo. Y luego paseas por la calle Estafeta y empieza a oler a pastas de una tienda pequeñita con sabores grandecitos y más adelante huele a pan recién hecho y un violinista toca mientras el camión de la basura avanza en sol mayor a ritmo como hacía Induráin en los puertos. Entonces pienso en la frase de Miguelón: “hemos estado ahí” y siempre me pregunto donde es ahí pero sé que es que todo va… independientemente de bien o mal, que hay que ir. Y suenan las campanas mientras un poco de niebla va apartándose y aparece una mujer que se recoge la coleta mirándose en el cristal de un escaparate; mientras un niño va detrás de su madre con los brazos cruzados y el ceño fruncido cargando con una mochilita con libros que no hablarán de un día cualquiera; en que los pequeños detalles son como un cine en donde no hace falta que pase nada estrambótico para sentirte vivo. 

A otra cosa (II)

Que no, que tus seres queridos (y odiados) no van a estar siempre bien. Si estuvieran siempre bien… mala señal; ya no estarían. Así que ahora tienes mucho más tiempo en tu cabeza para dedicarlo a otra cosa que “¿Estarán bien?” No, no estarán siempre bien. Ale, a otra cosa, acepta y…  ¡Vive!

A otra cosa (I)

Cuando te ha salido mal
ese tema que tanto te importa
y no hay solución posible.
Aunque saques fuerzas para luchar
con todo lo que tienes
y sigas paso a paso
con constancia,
siendo merecedor de grandes cosas…
Pues ese tema que tanto te importa
ha salido mal igualmente.
No gastes energías en lo que
no tiene solución.
Así que te fastidias y
a otra cosa, que la vida no espera
ni atiende a explicaciones
ni se resuelve con una frase
bonita o un icono sonriente
en facebook.

24 marzo 2016

Seguir caminando

Seguir caminando es lo que nos queda
cuando el paso nos cierran.
Siempre, incluso cuando doña
muerte te acecha.
Siempre, aunque a tus pasos
pongan fronteras.
Cuando veas que no puedan caminar,
camina hasta a ellos
y abre las puertas.

Realismo y la mujer pájaro

Ay, que no, que hoy no me apetece vivir el presente ni entrar en armonía con el universo, ni fundirme en el amor…
Me apetece sentarme en aquella mesa del fondo, sí, ahí donde no da ni un rayo de sol y hay una enfermedad mental que hace hablar sola a una mujer con la máquina tragaperras.
No me apetece reír todos los días (estarán drogados o seré yo que soy raro) ni ser fuerte (bastante tengo con defender el “fuerte”)
Me apetece, ya estoy sentado, mirar por la ventana mientras escucho la conversación de la mujer que habla sola con la máquina tragaperras. Deseo llorar (qué carajo, lo hago) por esos últimos días que agonizó esa persona que no tenía miedo a NO sonreír siempre.
No me apetece justificarme ni esforzarme por encajar en grupos ni hacer la pelota ni ser el mejor, el más solidario, el… lo que sea; me da igual, me basta con ser y punto. No sé cómo aguantan algunas personas tanto esfuerzo por ser aceptadas.
Merche; me dice que se llama la mujer que habla sola. Me pregunta por la libreta y le pido que escriba algo en ella. Esto es lo que añadió a este texto:
Tas loco colega. ¿No sabes que los pájaros no sabemos escribir?
P.D.: Hacía tiempo que no leía algo que volara tan alto como lo que escribió este ave diurna del realismo mágico.

23 marzo 2016

Corte de entrevista sobre el miedo

Para cambiar el mundo externo, habría que empezar por el interno, el cual es consecuencia de lo que ocurre fuera. Incidir en programas educativos se hace entonces fundamental. 
(En Navarra Televisión)

14 marzo 2016

Desescucha activa

“No escuchas” me dijo mientras la escuchaba
y el reloj marcaba las siete y cinco y el gato
que pasaba por el salón me recordó al gato
para cambiar la rueda del coche y que tenía
que llegar pronto hoy a trabajar pues
tengo un nuevo proyecto entre manos
y las manos me recordaron a con las manos
en la masa y una canción de Joaquín sabina
y…
“¿Escuchaste?” me dijo de nuevo mientras
el reloj ahora marcaba y diez y mi pensamiento
gritaba: ¡Me pillaste!

Creep

Cuando lo normal es estar preso en clases sociales (lo cual indica tener muy poquita “clase”), la apariencia física (que no eres), creer por otros, nada que cuestionar (no vaya a ser que descubras la verdad), ideologías a las que pertenecer, el apellido, la raza, las patrias, los resultados, comparaciones, el pasado, las posesiones (que te poseen), la imagen que das…
Debe ser un alivio y todo un halago… ser raro; excepto que eso sea otra imagen que trates de enseñar y no una reacción ante tanta irrealidad. 

11 marzo 2016

Algo más

Un té caliente humeando puede ser el inicio de una aventura a través de compañías que buscan soledad, una grandiosa idea en una cafetería que humea en la libreta de aquel escritor, quizá unas marcas de pintalabios que pintan un pasado reciente de aventuras por venir.
O tal vez es una taza de té caliente y nada más.
Un fular tirado en un sucio charco es el comienzo de una celebración, la libertad de un cuello que se quiere mostrar, un nostálgico que tiró el recuerdo que le ataba o un charco del que salir para meterse en otro que conviene entrar.
O quizá es un fular tirado en un sucio charco y nada más.
Una despedida, puede ser muchas cosas, pero sin duda…
…siempre es algo más. 

02 marzo 2016

Menos que decir

No tengo más que decir pero si que tengo menos.
Diré menos “más” y más menos. Después de todo, se trata de quitar si quieres reaparecer. Haré menos de esto, de eso y de aquello si es que sobra. Expresaré menos promesas y no me convertiré en una promesa. Señalaré menos señales y que ocurran cuando tengan que ocurrir. Enseñaré menos cosas y más de lo que no son cosas. Daré menos explicaciones que puedan explicarme. Apuntaré menos para apuntar más. Menospreciaré los menosprecios y no me venderé a ningún precio, si es que me tengo aprecio. Menos, menos, menos… si sacas la basura hay limpieza, si corres las cortinas hay sol, si quitas apareces.
No tengo más que decir excepto muchos menos. 

Lo que es, es lo que es

La vida no es una frase positiva ni tampoco depresiva, ni mala ni buena ni tampoco muerta. Es una bailarina de Lautrec que se marea y no se nota, una habitación de Van Gogh para no salir en noches de luna de ginebra, llorar a gusto con o sin disgusto, reír solo cuando te apetezca.
La vida no es un vaso medio vacío y no, tampoco medio lleno. El vaso solo es el vaso y lo que es, es lo que es. ¿Por qué se quiere complicar todo? El león ruge, el agua moja, la tristeza es natural, la alegría te pone alegre, la mermelada es dulce y la mente no debería encerrarse en dogmas organizados ni pertenecer a nadie. Atrévete a soltar el lastre de ir contra lo que es y luego me cuentas. 

01 marzo 2016

Diez mandamientos de la época moderna

Amarás tus pertenencias sobre todas las cosas y personas.
No dudarás nunca de nada ni dirás la palabra inmovilismo en vano.
Santificarás la herencia.
Honrarás a los jefes que te pueden ascender haciéndoles la pelota.
No tolerarás al diferente pues tus creencias son las buenas.
No cometerás actos hipócritas sin antes asegurarte que nadie mira.
No robarás si no estás aforado.
Harás como que no mientes aunque mientas.
No tendrás actos impuros sin asegurarte una coartada.
No codiciarás bienes ajenos sin antes desahuciarlos.

Estos mandamientos se encierran en dos; amarás al dinero sobre todas las cosas y a la imagen que das como si fueras tú mismo.

17 febrero 2016

Los segundos avanzan

Mientras buscan el momento perfecto
los segundos avanzan y los primeros
se pudren en la espera.
Hasta un gusano sabe que esperar
a las alas te mantiene en el fango
y mancharse de barro te lleva a lo alto.
Lucha por la sorpresa, por el minuto,
por salir del molde, por lo que callas;
y no evites las batallas.
Cuestiona el programa que te metieron,
tus certezas y tus pensamientos.
Cuestiona tu conducta,
tus ideas, tus etiquetas, no te encasilles,
cuestiona tu pasado y tus dogmas;
cuestiona tus saberes… cuestiona
y cuestiona… si te atreves.
Celebra la inseguridad, la tristeza
que te hace reaccionar, la aventura,
la diferencia que no te hace indiferente,
tus errores, tus aciertos, tu vulnerabilidad.
No busques el momento perfecto
porque los segundos avanzan,
mientras los primeros se estancan.

03 febrero 2016

Instantes cotidianos

Y tira el abrigo con desgana al suelo y hace una sacudida con el pie para que salga disparado el otro zapato y se suelta el sujetador y se sujeta la cabeza porque cree que se va a volver loca y se sienta en la mesa y luego se tumba en ella y llega un punto y aparte.
Resopla, se afloja la falda, estira los brazos, lanza un grito hacia la lámpara; le da la risa porque piensa que si se llega a encender le da un ataque. En esta postura le vienen buenas ideas.
Hace unos meses estuvo en otra mesa. Era de hospital, extirpación de ovarios. Hoy han hecho un ERE en su empresa. ERE le recuerda a erre que erre y erre a arre y arre a so. Así que decide parar el caballo del pensamiento.
Se levanta, va arrojando el resto de prendas por el pasillo, entra en la ducha y se siente bien y muy contenta porque pase lo que pase, siempre está a gusto con ella. Y se permite sentir, llorar, cabrearse, descabarearse, entristecerse, gustarse, equivocarse…
Y tira la toalla con ganas al suelo y hace una sacudida con el pelo tal que así que moja el espejo y se pone el albornoz y sigue viviendo el eterno instante pues ha descubierto que no existen más tiempos. 

02 febrero 2016

Sociedad pajaril

Mi padre tenía más de cien canarios y tarines. Que sí, más de cien. Revoloteaban libres por un cuarto del que podían salir al jardín a tomar el aire, darse un “pico” o lo que les viniera en gana. Era interesante observarles. Me viene a la mente que los pájaros son “uno y trino” Ya me he desviado.
Así como los “homo sabidillos” (humanos) se pasan toda la vida con complejos varios que llevan a un constante fingir: que si no me aceptan, que lo que pasa conmigo es una injusticia, que si la mala suerte, que me ha dado una pájara, que si, que si… y nunca ¡Qué sí! Los pájaros sin embargo, trinan sin concursos de canto ni comparaciones varias. ¿Para qué concursar cuando todo es naturalmente perfecto?
Un día un gorrión (esto es una especulación) o quizá un tarín desde dentro, abrió un hueco en la malla del jardín y escaparon los canarios. Quiero imaginar un colorido de plumaje perfecto por el barrio. También imagino que los tarines sobrevivieron pues tienen un espíritu más aventurero que los canarios.
Volvamos a los “homos insatisfechus” de nuevo. Tenemos a los “pájaros de mal agüero” que se escapan del presente para hacer augurios nefastos que todavía no han ocurrido y tal vez nunca ocurran. También tenemos a las personas con muchos pájaros en la cabeza, los cuales suelen volar tan alto que las caídas suelen ser apoteósicas pero al menos les quedan las alas, y una vida sin alas no es vida. No se trata de alcanzar el cielo sino de disfrutar del vuelo.
Algunos de los canarios que hicieron “La gran evasión” del jardín, volvieron a jaulas que distribuimos por diversos sitios pero otros, es de suponer que murieron, pues los canarios no tienen el espíritu del águila, que no depende de nada ni de nadie para realizar un viaje de altos vuelos.
Aún así, los canarios no trinan para que les evalúen, (“para una vez que me sale bien no me estaba mirando nadie” sería una frase típica de los “homos acomplejadus”) No pretenden asombrar (vale, vale, excepto a sus parejas)… solo son, como el árbol que no intenta ser mejor árbol ni el corzo que no se deprime si no le contestan un whatsapp y ni siquiera el pavo real va en contra de la vejez y sigue siendo; solo siendo, sin liftings ni escapes varios. Que no somos el envoltorio sino el atractivo y siempre fiable comportamiento.
Así pues, para volar hay que soltar lastre. No vayas en busca de la felicidad, observa cual es tu lastre y suéltalo, que no eres lo que tienes sino solo el cambiante vuelo.
Con el tiempo dejamos de tener canarios, pues puede que sea más interesante tener ciento volando que pájaro en mano, ya que es una maravilla apreciar la libertad de altos vuelos.

19 enero 2016

Mano de obra barata... tan cara

Salen de la mina con los brazos inmóviles del esfuerzo
que se requiere para sacar el mineral de los móviles.
Salen tosiendo la vergüenza que se cuenta
pero no se tiene en cuenta.
Salen de la mina con los pies descalzos
y a pocos kilómetros fabrican botas
para vestir los pies que pisan a miles de kilómetros
alfombras rojas y felpudos con mensajitos en la puerta.
Apenas les pagan y eso es bueno para que el mercado
avance más rápido en los países donde todo esto
no lo tienen en cuenta.
He leído que además de todo esto,
cuando salen de la mina, se oyen unos acordes
que están de acuerdo con el ritmo que su alma
lleva.
¡Cantan!
Y aquí el prozac mantiene las penas.

Graznidos

Un grupo de cuervos me observan apostados en un cable eléctrico. Estoy sentado en un banco que sufre los achaques de la edad. Tiene un color verde raído que le da un aspecto enfermizo, dos de sus patas están artríticas y sufre un claro abandono. Pese a que lo han apartado de los más elegantes, él sigue cumpliendo su función. “Hasta que no me quede una pata que me sostenga” creo haberle oído.
Me llega una pelota que se le ha escapado a un niño y, cuando iba a hacer una acrobacia con el balón demostrando mi habilidad, me llama “señor” ¡Pero bueno! Si apenas paso la cuarentena. Bueno, mejor dicho, los cuarenta, que cuarentena suena a que me han apartado con el banco raquítico para que nadie se contagie de vete a saber qué.
Saco mi libreta y empiezo a escribir estas escenas. Me interrumpe una mujer.
-¿Me puedo sentar un rato? –me suelta con una vocecilla helada como el tiempo.
-Claro que sí, hay sitio para dos.
-¿Estabas escribiendo? –se interesa mientras observo que lleva una minifalda que estará en busca y captura por el verano.
-¿No tienes frío? – le señalo su vestimenta.
-Si, pero espero que puedas remediarlo tú. Tan solo treinta euros.
Pese a la decepción de no encontrar cliente acepta un paseo hasta donde se ensancha la ciudad y se estrechan las penas. Salgo ganando una conversación de realidades sociales varias que deberían contarse en las escuelas.
A la vuelta paso de nuevo por el parque donde estaban los cuervos y no veo ninguno. Recuerdo que el cuervo que aparece en el poema de Allan Poe dijo: “nunca más” El viejo banco ahora lo percibo con una expresión de satisfacción por ser útil hasta que se le caiga la última pata. La niebla cubre las farolas y la ciudad es un teatro en busca de la próxima escena.
De pronto… un graznido.

14 enero 2016

De excursión a la "Madraza"

En el desayuno jugaba con mi hermana a mirarnos mientras bebíamos un vaso de leche y nos daba la risa. Las preparaciones para ir a pasar el día al campo me gustaban más que las de los domingos. Ya no tenía que desordenarme el pelo cuando salía de casa ni manchar un poco los zapatos porque los veía demasiado relucientes. Nunca me ha gustado destacar ni ser brillante y esos zapatos lanzaban rayos x como Mazinger.
A medida que nos acercábamos a la “Madraza” (término que recuerda a las madrasas o escuelas árabes) aumentaba la ilusión por la desconexión que ello suponía.
Antes de comer nos metíamos en el Ega para pescar con trasmallo, que yo siempre lo he escuchado como “tresmayo” (fecha del cuadro de Goya, pero afortunadamente esta extraña palabra hace referencia a una red para atrapar peces y tal vez sorpresas) A mí siempre me han dado pena los animales. Solía soltar los peces, salvar las hormigas cuando había inundación por tormenta y hasta cazaba las moscas para liberarlas de la sentencia a muerte por insecticida.
Después de comer navegábamos con la barca por las inmediaciones de la Peña de Andosilla y asomaban de vez en cuando culebras de río a saludarnos y el presente se hacía tan presente que era eterno. Por entonces ayudaba la falta de teléfonos que distrajeran el momento y apenas vendían relojes sumergibles.
A la tarde íbamos de escalada con mi tía y subíamos “El pico de la Paloma” El paisaje era como esos de las películas de vaqueros y, como yo de mayor quería ser vaquero (o más bien John Wayne) me lo pasaba en grande imaginando.
Usar la imaginación para hacer las cosas de otra manera, es la base para aumentar el interés y las vivencias. Esos momentos son los que son, cómodos e incómodos. Si no huyes de ellos… vuelves de nuevo a la eterna excursión del ahora donde hay madrazas en las que aprender, barcas que descubrir e ilusiones que nacen de atreverse a vivir los juegos.



Conjugación vital

El infinitivo, pese a que me suena a infinito, no me dice gran cosa. Prefiero un imperativo cuando la cosa se pone candente. Dame un ¡Vamos! a un ir y un ¡Empieza! a un empezar. Los pretéritos mejor que se queden donde están que ya tuvimos bastante y no hay por qué dedicar tanto tiempo a un lugar que ya no está.
El imperfecto es el que rescatamos más pues todavía está por acabar: no es lo mismo amaba que amé (que le llaman perfecto, palabra que no existe pues la alegría de vivir aparece cuando una imperfección te da sorpresas imperativas).
El modo subjuntivo y los condicionales son los que eliges para no atender a la vida y torturarte, pues tenemos un cerebro muy condicionado. Si hubiera terminado… ¡No me vengas con esas! ¡No terminaste! Ahora a otra cosa. No me apostaría a que… Cuidado con lo que dices que lo único que existe es lo que haces. En “navarro” tendríamos: Si me hablarías mejor, quizá te entendería. Debe ser que tanta mezcla de pirineo, bardenas, bosques y verduras varias… cualquiera se haría un lío. Pero también se usa mucho mi verbo preferido: el omnipresente gerundio. Porque no es lo mismo el futuro simple (que se cae de simple vamos, porque nada puede ocurrir en el futuro sino solo en el presente) haré, que haciendo ni es lo mismo abrazaré que abrazando.
Cuando te instalas en el gerundio obtienes la realidad y descubres los comportamientos.
Así pues, vamos forjando las propuestas que nos conviene hacer, aunque cuesten esfuerzo, con… menos querer y más queriendo.
No puedes con todo pero con lo importante para tu vida vas pudiendo. Abandonemos el decir, por el haciendo y comprobarás un mundo nuevo sin pasados ni futuros, sin perfectos ni imperfectos. El mundo que ahora mismo está sucediendo. 

05 enero 2016

¿Arzobispo?

El arzobispo de Toledo liga la violencia machista a que ellas piden el divorcio. 
(El País)
Las mujeres mueren al no aceptar órdenes de su pareja.

No sabe qué es el amor quién cree en personas superiores a otras.
No sabe qué es el amor quién justifica que haya que aceptar órdenes.
No sabe qué es el amor quién consiente convivir con el odio.
No sabe qué es el amor quién no sabe ver la violencia.
No sabe qué es al amor quién no experimenta amor.
El hábito no quita los malos hábitos.
Decir barbaridades te puede convertir en un bárbaro.
El desorden llega cuando se justifica aceptar órdenes.
Las personas asesinadas mueren porque las matan.
No hay justificación para la violencia en una relación.
¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello! (Jesús)
En el verdadero amor no manda nadie; obedecen los dos.(Alejandro Casona)

04 enero 2016

Desencajando

Si te pasas la vida tratando de encajar, puede que al final lo logres y desaparezcas para siempre.