30 julio 2015

Juegos del ego

Te encuentras en la pescadería de un supermercado y te toca justo detrás de la persona que está pidiendo en ese momento. Después de pedir una lubina y una cola de rape, piensas que ya te va a tocar y… ahora pide salmón, especificando que lo corte en rodajas finas para hacer a la plancha. En ese momento empiezas a coger manía a la persona que está comprando. Empiezan a venir pensamientos tipo “qué pesada” “no se dará cuenta de que hay gente esperando” Cuando luego pide las gambas que están de oferta, tu pensamiento sigue “no hay derecho” “estamos todos pendientes” “esto no hay quien lo aguante”
Una vez termina, te toca a ti. Empiezas con las sardinas, sigues con el atún y escuchas unas toses del señor que tienes al lado esperando. De pronto te vienen pensamientos tipo “tengo todo el derecho de comprar” “hay gente de lo más impaciente” “solo faltaba que no pudiera pedir todo lo que necesito”
¿Conclusión?