26 junio 2012

Realidad y equilibrio

Hay una obsesión tremenda con la palabra “positivo”. Vamos a llegar al punto de que se te muera un hijo y haya que rechazar estar triste por ello. Supongo que no va a ser muy popular el que me ponga a cuestionar lo “positivo”
Si rechazo las emociones como lo que son, si tengo que estar siempre positivo, no tendré sangre en las venas, seré un autómata, una especie de supermán venido del espacio.
El secreto de la vida equilibrada está en qué hacemos mientras experimentamos dolor emocional, sufrimiento… si nos dejamos arrastrar por ello o si afrontamos la realidad sin evasivas ni fingimientos positivos y nos ocupamos más si cabe de nuestra vida, relacionándonos, aceptando lo que ocurre y desarrollando hábitos, que no pensamientos, que nos lleven de nuevo al bienestar.
Está de moda “lo positivo”, así como está moda evadirse de la realidad. Vicente Ferrer, por ejemplo, no ayudó a tanta gente poniéndose a pensar en positivo, en lugar de pensar se puso a actuar.
La realidad no va a cambiar pensando en positivo pero sí que uno pensará en positivo si se encarga de la realidad.

18 junio 2012

Don nadie

Me llama una compañía de teléfono con una oferta mejor. La operaria no tiene responsabilidad de las estupideces que le obligan a decir por cuatro perras. Don Leonardo me llama. Siempre he pensado que tengo nombre de señor mayor pero me gusta, Leonardo, Leo, Leonhart, "león fuerte" significa. A veces en lugar de rugidos emito silencios incómodos, otras sonrisas tranquilizadoras y algunas veces hasta rujo, ¡Qué palabra! Rujo. Me recuerda a rojo y rojo a Osasuna. Fútbol, cuánto dinero mueve el fútbol. Llega la Eurocopa y la gente se pone a adorar a millonarios y hasta algunos lloran y todo por ellos. Cualquier escape vale para evitar la realidad, todo tipo de adicciones, hacerse de un partido político o apuntarse a una religión, creerse el rollo ese de las patrias o quizá escribir en un blog y algunos hasta se casan. Casan me recuerda a cansan y cansan a casa. En casa hay teléfono y muchas veces te llaman para hacerte una oferta mejor de telefonía donde tu nombre va precedido de un “Don” cuando de sobra sabemos que para ellos somos Don nadies.

07 junio 2012

Cielos vacíos

Las pequeñas manos agrietadas del niño Cheng embalan la caja donde viajará el juguete con el que no va a jugar. El oso que quedó aislado en un gran iceberg no hizo el master en cambio climático ni sabe que es un oso polar, solo que se aleja sin rumbo como sin rumbo sale el CO2 donde trabaja Liam con su ventolín, su asma y el salario mínimo que mínimamente le van a pagar.
Judith se manifiesta en contra de la globalización con sus vaqueros de marca, coca cola en mano para no decaer y habiendo quedado por las globalizadoras redes sociales en medio de símbolos contra el capitalismo del que su coche y su móvil no pueden escapar.
Salim se cita a ciegas con Esther mientras la palabra identificación hace estragos en falsas bodas organizadas según casta, religión y tradición al canto; al mismo tiempo otros esprintan camino al altar presionados por diversos miedos a acabar de modistos vistiendo santos.
Miguel aplaude a rabiar en el mitin que ofrece el líder de su partido mientras se divide de los de el otro partido que se dividen del de más allá mientras las cosas importantes y humanas se alejan cada vez más.
El cielo está vacío cuando las mentes están llenas de identificaciones grupales que te dicen cómo, qué y cuándo pensar. El cielo está vacío cuando las aves migratorias ya no saben por donde migrar, el cielo está vacío cuando escondemos el sufrimiento y miramos atrás. El cielo está vacío cuando la mente no está en libertad.