27 junio 2011

La forma del corazón

La ausencia de máscaras, el ganador sin medalla, las vacaciones del ego, el vuelo del gusano, el sueño de una semilla, la luz de la luciérnaga.
La espalda de la luna, un segundo antes del beso, el arcoiris de la noche, la hierba mojada, la importancia de la hormiga, la senda no buscada.
La mirada sin juicio, la coherencia con la palabra, el barco que continúa como estas letras que avanzan, el instante moviéndose, la fiesta por nada.
La forma del corazón es el espacio que deja la ausencia de ego y el mirarse con muchas miradas.

26 junio 2011

El hombre del jueves

Las cuerdas de la guitarra queman, el calor golpea sus dedos antes de empezar el gran concierto. Viste americana azul, camisa negra con dos rotos cerca de la manga, del bolsillo izquierdo asoma la cabeza de un pequeño gorrión que se mueve inquieto. El blanco de una barba de cinco días gana al negro, pelo liso revuelto agitando un par de ideas y ojos de satisfacción.
Suenan las primeras notas y todo parece ordenarse en el tiempo. El escenario (un viejo remolque de camión) se presenta como un cuadro impresionista, las viejas sillas del público libres de personas excepto la señora Aurora, que, como de costumbre, se sienta dando la espalda al escenario mientras teje diferentes prendas llenas de pasado y el hombre del jueves toca lleno de la satisfacción de no poder evitar tocar, libre de aplausos y en armonía con la música que recoge el viento.
El pasado de esta historia es irrelevante mientras asome un divertido gorrión su cabeza de un bolsillo en un instante inacabado como inacabadas son las mejores historias que ocurren en la vida que nos empeñamos en asegurar en el inseguro tiempo.

20 junio 2011

Caminos de luz

Si te persiguen sombras es señal que estás caminando por la luz.
Si diriges la atención a las sombras haces una "malasombra" que no veas.
¿No sigue el sol iluminando sin parar por mucho que lo tapen las nubes pasajeras?
Pero recuerda algo, no es del sol de donde proviene la luz sino del faro en que te conviertes cuando recuerdas quién elige el camino, quién se hace respetar y quien avanza contra viento y marea.
La luz solo puede iluminar caminos que se recorren ahora y el secreto es creer en uno mismo mientras se resiste y se avanza.

11 junio 2011

Aceptarse

¿Y qué es eso de aceptarse?
Que a un pato rodeado de ruiseñores no le de vergüenza cantar; que un lobo aúlle sin esperar aplauso por el concierto; que al director de orquesta no le distraiga una mosca; disfrutar de lo que haces a tu paso no al de los demás; no interpretar para ser aceptado, no se acercarán actores pero aparecerán personas de verdad; seguir por mucho que te digan si ya sabes dónde vas; no dar entrada a los que te dicen que no podrás; dar el máximo es ser uno mismo al máximo y eres lo que haces compartiendo tus cualidades; no confundas rasgos de la personalidad con defectos; esa voz interior es el pasado, no le des mucho crédito; no preguntes quién eres, el fuego no se puede ver a sí mismo, solo puede arder y mientras arde ya es; lo que sientes sin palabras es el sonido más real que cualquier canción; los problemas van y vienen, no hagas eternos equipajes cada vez que aparecen; puedes decir no cuando quieras sin sentirte culpable, las cosas son como son y el sol sigue luciendo aunque se le crucen nubes; no te hacen falta maestros ni guías ni líderes pues si te aceptas tú eres el maestro, el guía y el líder que escribe su propio libro de interminable edición.
Aceptarse es jugar sin pensar cómo estoy jugando.

09 junio 2011

Aprendiendo a no buscar

La tormenta provoca un apagón e inmediatamente se levanta a buscar la luz. Cuanto más busca la luz más presencia tiene la oscuridad. Agotado de varios apagones se sienta en la oscuridad, acepta su forma y su color y descubre un nuevo interruptor en forma de linterna al que llama “atención”; allá donde se dirige se produce una gran intensidad y de allí donde se quita se produce un desinterés marcado. Es difícil usar esta linterna pero, como ocurre con toda habilidad, cuanto más se usa más diestro se vuelve uno. Al final solo queda preguntarse: ¿Dónde fue la oscuridad cuando al abrir la ventana entró la luz y acaso no sigue ahí la luz aún cerrando la ventana sentado en la oscuridad?
Si el silencio cuando se nombra desaparece, la oscuridad se intensifica si solo aceptas estados de luz.

04 junio 2011

Encuentros con un jabalí

Esta semana hemos visto un jabalí cuando bajábamos el monte. Por ahí iba, tan campante, sin ideología ni cuenta corriente ni siquiera a favor o en contra de la corriente, sin ganas de agradar excepto si se presenta alguna buena jabalina de curvas suntuosas y colmillos bien puestos, sin mañana, al día y solo en el día.
Mi montañera amiga me advirtió de su presencia y el silencio mató al tiempo y al espacio. Solo había atención, del jabalí hacia esos animales que dicen no ser animales y de nosotros al jabalí.
Como es normal, no le resultamos de interés, vio que no había peligro y se fue como si nada en busca de nada porque cuando tienes por casa un bosque y por planes de futuro solo hoy, solo queda disfrutar de la próxima sorpresa o huir del siguiente peligro.
Ya, ya, que no es realista esto. Bueno, hay que adaptarse al entorno donde vives pero se puede aprender algo de nuestros hermanos los animales. Quizá copiar su humanidad no siendo tan “animales” como somos al destrozar esas casas llamadas bosques como tontos que no saben que más allá del ladrillo nuestra casa es la tierra que más pronto que tarde se revelerá porque la tierra también es un ser vivo.