26 octubre 2010

El poder del pensamiento

Santiago Cabrales recibió por navidad en forma de regalo un mal de ojo del brujo del pueblo por haber despedido a su hijo de la conservera donde trabajaba. Allá donde iba Santiago iba el mal de ojo acrecentado por su pensamiento: “esto son supersticiones, no me va a pasar nada” “hoy me he sentido mal pero no creo que sea por el mal de ojo”
Un mes después Santiago se encontraba en cama asustado, su cuerpo encogido, dolorido, apenas respiraba y tenía los músculos agarrotados. Cuando su nieto Guille se interesó por el dolor del abuelo y éste le contó que nunca se acercara al brujo del pueblo pues le había echado un mal de ojo como regalo navideño; Guille le preguntó:
“¿Y por qué lo has aceptado?”

11 octubre 2010

Desigualdad

Tarziz recorre 12 kilometros a pie todos los días para dejar trocitos de su vida en la mina donde extrae coltán. Tiene un pico (regalo de la empresa), 14 años, hambre y una madre enferma. Dentro de la mina apenas pueden comunicarse mientras sus pulmones aspiran tóxicos y espiran miseria. Tarziz pronto no podrá comunicarse con su madre.
En occidente Marta, de 14 años, le comunica a Sonia: “Hoy Arturo m ha mirado, ta bueno, a vr si m invita fiesta. Bs” gracias al coltán con que se fabrica el móvil.