22 agosto 2010

Puedo ahora

Puedo ver la cantidad de basura que ensucia el paisaje o puedo mirar ese increíble árbol que presume de follaje ahí enfrente… mientras barro.
Puedo ansiar aquella relación perdida que tanto añoro o puedo relacionarme ahora con lo que me rodea.
Puedo disfrutar creyendo en el pensamiento positivo y leyendo libros de autoestima mientras salen telarañas por las esquinas o puedo pasar del pensamiento a la acción positiva.
Puedo obsesionarme con la cima o puedo disfrutar del viaje.
Puedo querer muchas cosas que no están y también puedo querer lo que ya tengo.
Puedo seguir dormido toda la vida o puedo abrir los ojos a la realidad.
Puedo protestar por la vida que me ha tocado vivir o puedo vivir la vida que me ha tocado.
Y porque puedo, puedo pasar de las irreales palabras a los potentes hechos.

11 agosto 2010

Esto no es una pipa

Así como ahora y solo ahora estás leyendo estás palabras y tus ojos se mueven a medida que avanzan las frases, lo que pintó Magritte no era una pipa, sino una representación de una pipa, un dibujo.


Ni la imagen ni la palabra son la realidad y precisamente son las identificaciones con las imágenes y palabras lo que ha llevado a los hombres a la división y a la guerra. No hay nada como unas buenas palabras y el deleite de las representaciones e imágenes pero cuando el cerebro confunde realidad con representación (véase patria como ejemplo) empieza la neurosis colectiva que lleva al desastre. Solo la acción cambia el mundo. Las ideas son el motor pero no confundamos la realidad con los símbolos.
Estas palabras que ahora lees fueron escritas en el pasado pero ahora y solo ahora estás avanzando con ellas hasta llegar a este punto.

09 agosto 2010

Premios nobel

Desde aquí quiero felicitar a todos y todas premios nobel anónimos que cada día se dejan el alma por esos niños y no tan niños con déficit intelectual (en realidad niños con algún problema, el déficit se ve día a día en personas “normales”); a aquellas personas que luchan por sacar una subvención para poder atenderles de mejores maneras mientras las administraciones gastan en coches, dietas y vacaciones para nuestros queridos políticos; a aquellas personas que trabajan no solo con niños sino también con personas de todas las edades necesitadas y algunas abandonadas por sus familias porque claro, es que no tenemos tiempo; a aquellas personas que no anuncian semejante trabajo con altavoz, que lo hacen discretamente y bien, de corazón, dando y dando cariño y trabajo, arrancando alguna sonrisa, trabajando en esos mundos donde jamás ha estado tan presente la inteligencia, sin déficit ninguno, el corazón, la alegría y ni rastro de ego.
Felicidades, premios nobel anónimos, premios que no se atreven a dar porque lo que no aparece en la propaganda no existe para ellos, premios que siempre tendrán más valor que un nobel de la paz al Obama de turno que en suecia se pongan de acuerdo.

01 agosto 2010

Una hora

He de confesar que tenía toda una hora,
pero los minutos se han amotinado a golpe de recuerdo,
manifestándose a las puertas del presente,
colapsando mi atención que ha perseguido
como un tonto a todos los recuerdos.
Algunos son tensos, otros como una sonrisa de cuento,
pero un polizón del ahora, me ha ensañado que están todos muertos.
Los segundos empiezan a romper el motín y en un suspiro
la realidad acaba con los minutos y en
esta última línea, te lo cuento.