23 diciembre 2009

Silencio... el lobo

Con los aullidos del lobo se desatan los misterios, todo es posible y el bosque atiende a un silencio atemporal, onírico. Los aullidos mantienen en contacto la manada pero a veces aúllan cuando ya están juntos y los científicos no saben con certeza el por qué. A veces da la impresión que sacan fuera todo lo que llevan en su interior y quedan libres del pasado, que se lo lleva el viento a la luna y así solo queda el presente del bosque con sus leyendas, misterios y cuentos… y uno quiere volver a llegar tarde, llego tarde… al aburrido mundo de prejuicios y quiero aullar al viento y vivir libre de… todo “mi”