23 octubre 2009

Maya

Maya es la ilusión, la irrealidad, una red de humo. Proviene del sánscrito ma-aiá (no-es)
Todo está sujeto al cambio, no hay nada seguro y el cerebro, que necesita seguridad, inventa la realidad. ¿Acaso tus pensamientos no son el resultado del programa que desde niño van introduciendo en tu cerebro? ¿Tu religión es la mejor o es la que vino en el programa del sitio donde has nacido? ¿Tu ateísmo proviene de una imagen, una moda? ¿Tu ideología? ¿Acaso no son supuestos, imágenes a seguir, imitadores cual monos de laboratorio? ¿No somos todos seguidores? Qué decir de la patria, el invento de los inventos por cual llegar hasta morir como idiotas.
¿No es menos cierto que todo cambia excepto el propio cambio?
Para romper la red, para comprender maya, hay que observar la ilusión y permanecer en el hecho atento a aquello que es inventado, más allá de símbolos. Pero es una batalla casi perdida, pues el condicionamiento ilusorio es tan intenso que hay que ser muy valiente para ser libre, para salir de la ilusión y vivir eternamente en la verdad. Libre.

01 octubre 2009

El secreto de vivir

Naces sin previo aviso, sin más ni más, lloras de inseguridad, te alimentan, te meas de miedo por lo que queda por vivir; de pronto hablas y con el tiempo te das cuenta de lo bien que se está callado, creces, te gustan todas las chicas, creces más, tú madre te dice que estarías mejor casado, que qué va a ser de ti, tan solo por ahí… así que te entra un miedo del 9 en la escala de ritcher; elijo la de ritcher pues el matrimonio es como un terremoto, el ruido dura unos minutos y las ruinas toda una vida (me apetecía bromear, no es mala opción si la decisión es convincente). Luego empiezas a pensar qué es lo que has hecho por ti mismo o por lo que los demás esperaban de ti. Y llegados a este punto uno tiene dos opciones: seguir muriendo hasta que el cuerpo desaparezca o atreverse a vivir ahora: cabeza alta, frase de Churchill en el bolsillo: “El que habla mal de mí a mis espaldas mi culo lo contempla”, atreverse a decir lo que sientes, al carajo el resultado, levántate, llama a esa persona, habla, no hagas la pelota a nadie, échale pelotas, decide pero no arrastres la decisión eternamente, sueña pero pisando fuerte el camino, no huyas y sobre todo descubre lo que eres y exprésalo que ese es el secreto de vivir.